Los Jaguares de Chiapas sorprendieron a propios y extraños luego de brindar una buena exhibición futbolística en su casa y con su gente. El León de Gustavo Matosas dejó escapar una ventaja de dos goles para finalmente morder el polvo en una de las sorpresas de la jornada.

La previa. El equipo esmeralda se presentó en Chiapas luego de golear al Monarcas Morelia en la jornada anterior. Los chiapanecos venían de perder con marcador de 4-2 en el Estadio Jalisco.

Dominio leonés. Los panzas verdes salieron a la cancha del Víctor Manuel Reyna con el firme objetivo de refrendar su actuación frente a la monarquía; propositivos, los de Matosas se acercaban al área rival casi siempre con peligro. Luego de la insistencia, llegarían los goles.

A lo Gullit. Al minuto 24′ del primer tiempo, Carlos Peña dio a inicio a una jugada ofensiva que él mismo culminaría. El hoy capitán esmeralda orquestaría desde el centro una arremetida de peligro en contra del equipo de Sergio Bueno. Un disparo desviado desde la banda derecha sería empujado al arco cortesía del número 27, que barriéndose, modificó la trayectoria del esférico para inaugurar el marcador.

Boselli alarga. El delantero centro de la ‘fiera’ hizo honor a su posición al anotar de cabeza luego de una tibia marcación de Jaguares. La pelota parada rindió frutos a los de Matosas; a siete minutos de finalizar el primer tiempo parecía que el visitante se escaparía con los tres puntos. Mucha historia quedaba por escribir.

Un rostro diferente. Al salir del vestidor, los de Sergio Bueno jugaron al futbol con una actitud contrastante a la del primer tiempo. Al minuto 52′ la sensación de peligro se convirtió en daño puro y Pires acercó a los locales con un remate potente. Ocho minutos más tarde, al 60′, Armenteros empataría el marcador ante la sorpresa de la plantilla visitante.

Lee también   Néstor de la Torre criticó la gestión de Peláez en Chivas

Viejo conocido. La expulsión de William Hernández al 61′ complicó la existencia al equipo de Gustavo Matosas. Aún en desventaja numérica, el timonel uruguayo apostó por el juego ofensivo. León dejó espacios en la línea final que los Jaguares aprovecharían por última vez. Franco Arizala rompería el empate con un sólido remate de cabeza. Su pasado esmeralda le impidió festejar, pero su entrenador, Sergio Bueno, gritó con júbilo la anotación del triunfo.

Entrenador Kamikaze. Su obesión por el «Todo o nada» regresó a casa a Matosas con las manos vacías. La apuesta táctica propuesta por el timonel uruguayo no rindió frutos y evidenció las carencias defensivas del León. Los tres puntos no salieron del Víctor Manuel Reyna y nuevamente el futbol demostró el por qué de su irregularidad.

Marcador final: Jaguares 3-2 León.