En España, el Real Betis de Andrés Guardado tuvo una exitosa jornada en la que goleó 3-0 al Espanyol para seguir en la pelea por puestos europeos. Sin embargo, las condiciones en el estadio Benito Villamarín no fueron las mejores.

El campo del cuadro bético sufrió todo tipo de contratiempos: una intensa lluvia, fallas eléctricas, apagones, un paraguas que se metió en el campo y un regado del campo no programado.

La tarde en Sevilla empezó a trompicones con un par de apagones que dejaron el estadio completamente a oscuras. Luego, un paraguas llegó hasta posición del arquero Adán y por último, los aspersores mojaron una cancha que ya estaba completamente llena de agua.

Con todo y ese contexto desfavorable, el cuadro local pudo ganar con los goles de Junior Firpo, Boudebouz y Guerrero, uno de esos tantos con la asistencia de Guardado.

“No sé quien estaba al mando de las luces, parecía uno del Espanyol quien apagó en el primero apagón. Hoy no hacía falta los aspersores”, dijo en rueda de prensa Quique Setién, quien estaba contento con sus jugadores pero extrañado con el campo.

Por su parte, el mediocampista mexicano también tuvo palabras tras la victoria, que dejó al equipo en el octavo lugar a un punto de la Europa League: “Se nota el buen rollo que hay en el grupo. Me viene muy bien volver a jugar y muy contento por los tres puntos”.

Lee también   Que siempre no; Ricky Martin no cantará el tema del Mundial