Max Crocombe, arquero del Salford City de la sexta categoría en Inglaterra, fue expulsado por orinar en pleno partido de su equipo contra Bradford Park Avenue.

El portero neozelandés, fue advertido por un seguridad para que no orinara, sin embargo no hizo caso y lo hizo, para luego ser expulsado en un partido que su equipo, el Salford City, le ganó 2-1 a Bradford Park Avenue.

«No vi lo que sucedió y creo que el árbitro tampoco, pero lo expulsó porque se lo comunicó el juez de línea», contó un asistente al estadio sobre la extraña situación vivida en el fútbol de ascenso inglés.

El arquero Crocombe, que viene procedente del Oxford, se disculparía más tarde con el siguiente mensaje:

«Me gustaría pedir perdón por el incidente. Me encontré en una posición muy incómoda y cometí un error que echó a perder la que ha sido una victoria de mucho mérito. Mi intención nunca fue la de ofender a nadie y quiero disculparme con los dos clubes y con todos los aficionados. No volverá a ocurrir», expresó un arrepentido Max Crocombe.

Como curiosidad, el Salford City de la sexta división inglesa, es propiedad del dueño del Valencia CF, Peter Lim. Así como de un variado grupo de exfutbolistas del Manchester United, entre los que están Ryan Giggs, Gary Neville, Paul Scholes y Nicky Butt.

Lee también   Ryan Giggs, candidato de Scholes para suceder a Ferguson