Justo cuando parecía que Mario Balotelli comenzaba a sentar cabeza, vuelve a una de sus típicas andadas. Tras haber terminado su relación con Fany Neguesha, Balotelli inició su peculiar recuperación comprando un Ferrari F450 y manejándolo en una pista de ‘karts’.

El delantero italiano conveció al dueño del circuito de ‘karts’, en la periferia de Milán, de que lo dejara manejar su nuevo bebé de 250,000 euros en la estrecha pista de autos pequeños. Cuando el Milan se enteró de la nueva travesura que había cometido su jugador, lo multó inmediatamente, intentando mantenerlo controlado y así evitar el inicio de una seguidilla de disparates por parte de Súper Mario, como los que cometió en Manchester.

Lee también   Valencia, el club más encaminado para fichar a Chicharito