El delantero Nicklas Bendtner volvió a los entrenamientos del Rosenborg noruego luego de cumplir una pena de 50 días de arresto domiciliario por una agresión provocada en septiembre.

El Tribunal danés que lo condenó le permitió no pisar carcel, pero tuvo que llevar una tobillera electrónica en su casa bajo un control penitenciario.

La sentencia consideró probado que el exdelantero de Arsenal, Juventus y Wolfsburgo y su novia, que discutían de forma acalorada, montaron en un taxi y lo dejaron minutos después sin pagar tras una disputa sobre el recorrido con el conductor.

El taxista fue en busca de ellos y arrojó una lata en dirección al jugador, aunque no lo alcanzó; intercambiaron insultos y Bendtner lo tiró al suelo de un puñetazo y le dio una patada, según muestran las imágenes captadas por cámaras de seguridad de la zona.

La condena impidió al jugador, que se ha estado entrenando por su cuenta con un preparador físico personal, participar en la concentración de su equipo en Portugal, de cara al inicio de la liga noruega el último fin de semana de marzo

Lee también   Equipo se coronó campeón en Junio y hoy desciende