Tanto amor se tiene Silvio hacia él mismo que es capaz de compararse con Santiago Bernabéu e incluso, dice, hasta lo supera. Proclamándose como el mandamás más ganador en la historia del futbol, Berlusconi considera que su batuta al frente de Milán debe ser recompensada con un estadio que lleve su nombre.

“El presidente que más ganó es el gran Bernabéu de Real Madrid y los españoles lo reconocieron y le pusieron su nombre al estadio. En mi gestión, Milan se convirtió en el club con más títulos en el mundo y eso me ha convertido en el presidente que más ganó en la historia del futbol”, externó Berlusconi.

Eso sí, no precisa si el templo en su honor se ha de construir o si al mítico San Siro le modificaría el nombre. Además, faltaría que le pregunte a la hinchada de Inter sobre su idea, pues seguramente no les vendrá en gracia mandar al olvido a Giuseppe Meazza.

¿Qué les parece el sueño de Silvio?

Lee también   Real Madrid aguarda por la firma de CR7