Después de destaparse el cachirulazo en el que incurrió, el peruano-ecuatoriano Max Barrios (o Juan Carlos Espinosa Mercado) sigue en el ojo del huracán. Continúan sacándole trapitos al sol y ahora revelan que estuvo preso en Ecuador al ser involucrado en una balacera.

«Juan Carlos (Max) ha estado involucrado en un problema en una de las zonas de nuestra ciudad. Él fue detenido, estuvo en la cárcel por cuatro días y tuve que hablar con un abogado y la directiva para que lo saquen», confesó Diego Ochoa, entrenador que lo dirigió en Ecuador con el club Liga de Loja.

Pese a comprobarse que no tuvo nada que ver en el incidente, el jugador fue separado del plantel por indisciplina. En primera porque nada tenía que hacer en la zona del percance, pues se supone que debía estar concentrado con el equipo. Y en segunda porque tras el hecho se le imputaron antecedentes penales.

Ni hablar. A ver qué más cositas le sacan.

Lee también   ¿Quién debe sustituir a Bale?