Si alguno de ustedes tiene en mente publicar un libro por favor fíjense a quien eligen para que les haga el prólogo. No les vaya a pasar lo que al ex extrenador Diego Mercado, que le encomendó sagrado honor a Hugo Sánchez y esto despertó la ira de Carlos Albert.

Durante su espacio de ESPN en Radio Formula, y sin citar el nombre del libro, Albert dio rienda suelta a su furia para criticar el prólogo escrito por el pentapichichi. Para deleitar a los radioescuchas, ahora también lectores, leyó los pasajes de su enojo:

“Cómo no recordar esos momentos, cuando tuve mi primer entrenamiento de prueba con la selección amateur A, para poder ganarme un puesto en la selección amateur A y asistir al torneo siguiente….”

“Cómo olvidarme de este entrenamiento donde tuve la oportunidad de meter cuatro goles y llamar su atención y la del señor Alfonso Portugal, sentí una alegría inmensa cuando me citaron para el siguiente entrenamiento, la prueba estaba superada”.

Terminada su labor de lector se posesionó en su rol de crítico despiadado. Primero, calificó como un acto de soberbia el texto de Hugo y prosiguió con lo siguiente: “ni en un prólogo pueda desprenderse del yo, es increíble”.

Con la sangre hirviéndole en las venas, Albert no podía dejar de lado un remate contundente fiel a su estilo y para resumir su postura hacia la figura de Hugo Sánchez sentenció que es un “pobre diablo”.

Moraleja: no le hagan llegar su libro a Albert.

Lee también   Pregúntale a Carlos Albert