cena del west ham

A cuántos de nosotros no nos ha pasado que acudimos a una fiesta con todo el ánimo para divertirnos y salimos de ella insultados o moreteados por un incidente. Por ejemplo: pobre de aquel que se atreva a pedirle la hora o un encendedor a un malacopa . Peor aún si te acercas a la pareja del susodicho para preguntarle dónde está el baño.

Bueno, pues en la cena de gala del West Ham ocurrió algo similar pero no igual. Para despedir la temporada con un presumible descenso, el club organizó un banquete al que acudieron algunos aficionados, los cuales pagaron 300 euros para acceder al jolgorio efectuado en el Grosvenor House Hotel de Londres.

Todo transcurría con normalidad hasta que un hincha se acercó al jugador senegalés Demba Ba para pedirle un autógrafo. Pero el futbolista se negó a dárselo tras argumentar que estaba cansado. Ofendido por el desaire, el hincha se le fue a los insultos racistas y ya se encarrilaba a los golpes cuando compañeros de Demba se lo llevaron para evitar una hecatombe.

Tuvo que llegar la policía luego de que alguien reportara una riña de aquellas en el hotel. Los impartidores de la ley comenzaron con las indagatorias pertinentes y al cuestionar al futbolista, éste les dijo: “”I’m too tired”.

A final de cuentas, el hincha pagó sus 300 euros y ni se la pasó bien y ni autográfo consiguió. Vayan ustedes a saber si cenó.

Lee también   Campos: "La portería mide igual en México que en Europa"