Con un tiempo de tres horas, seis minutos y 22 segundos, el cubano Erick Hernández rompió el récord mundial de dominio de balón. La marca rebasada fue de tres horas, tres minutos y 14 segundos. “Es una posición muy difícil porque requiere de una buena preparación física”, dijo Hernández.

Por si fuera poco, tiene la mira puesta en otro récord por abatir: “ahora intentaré romper la primacía que tengo de más toques al balón con la cabeza en 30 segundos, que es de 185 toques”.

Y para intentar romper el siguiente récord, Hernández cuenta con un preparador físico que lo ha de poner en condiciones para lograrlo. Omar Lavastida es el encargado de entrenarlo en los aspectos táctico y técnico para que implante una nueva marca y así se expresa de su discípulo: “Erick tiene una gran maestría deportiva, trabajamos mucho el trabajo físico con las pesas, carreras de resistencia y con spriters para fortalecer los músculos, en especial”.

¿Quién de ustedes se avienta a romper el nuevo récord?

Lee también   ¿Les gustó la casa?