La imagen clásica de un equipo levantando la copa apenas proclamarse campeón no podrá disfrutarse en España a pesar de que Barça y Atlético, ambos candidatos, se enfrentan juntos. Y no será posible porque Ángel María Villar, presidente de la RFEF, se encuentra de viaje y no podrá asistir al Camp Nou para entregar la Liga.

Por tanto, y a pesar de que el campeón saldrá sin duda alguna de ese partido, no podrá levantar su trofeo hasta la próxima temporada.

Habrá que esperar para ver al capitán del Barça o al del Atlético poner sus manos sobre la Liga.

No sólo en México pasan cosas ridículas.

Lee también   Asegura técnico de Granada que firmaría el empate contra Barcelona