De la cancha a la duela. El hondureño Amado Guevara, mundialista en Sudáfrica 2010, dio la sorpresa al debutar profesionalmente en la Liga Mayor de Baloncesto en su país, y lo hizo con el Icevic B, perdiendo 72-56. El detalle curioso es que continúa siendo futbolista activo, aún no se retira definitivamente del balompié.

Resulta que fue separado de su equipo, Motagua, debido a que no entraba en los planes del entrenador Risto Vidakovic. Al no encontrar otro club, desistiendo a colgar los botines para siempre, Guevara optó por enrolarse a las filas del Icevic B para mantenerse en forma. Por su parte, el equipo de básquetbol no le puso peros.

En caso de no encontrar acomodo a la breveda, el jugador estaría dispuesto al retiro para enfocarse de lleno al baloncesto. Mientras tanto combina los dos deportes.

Lee también   La Serie A aplazará sus partidos si los clubes tienen 9 positivos