La desesperación por conseguir resultados inmediatos orilla a algunos clubes a tomar decisiones tan abruptas que terminan siendo de chiste. Urgido de todo, el equipo peruano Sporting Cristal ha contratado al director técnico argentino Claudio Vivas para que tome el timón durante los próximos cuatro meses. Obtenga o no buenos resultados, el entrenador no se irá antes como tampoco se le renovará en caso de avances positivos. Pase lo que pase, el objetivo es tenerlo cuatro meses en la banca para que por lo menos algo se intente. Si les va mal, pues ni modo. Si les va bien, pues qué bueno.

«Quiero dejar bien en claro que si nosotros como comando técnico le damos al club cosas importantes, y van de la mano de los resultados, ojalá podamos volver algún día a Cristal. Es una institución muy grande en América y a nivel mundial», declaró Vivas a El Comercio.

Sin duda una buena chamba. Gane o pierda, cuatro meses seguros de sueldo no se rechazan.

Lee también   De vuelta a la pelea