El exjugador del Manchester United entre los años 96 y 99, Philip Mulryne, quien compartió vestuario con futbolistas de la talla de Ryan Giggs o David Beckham, cambió la pelota por la sotana de sacerdote.

Aunque Mulryne solo disputó un partido oficial con el equipo Red Devilpuede contar que formó parte de una de las mejores épocas del equipo rojo de Manchester.

«No me gustó la grandeza de ser un profesional. El dinero, los clubes nocturnos, las mujeres… Todo eso estaba bien con 20 años, pero cada vez me sentía más insatisfecho con mi vida«, confesó Mulryne al Times.

El norirlandés no ocultó sus años de diversión antes de abandonar los terrenos de juego, aunque dijo que nunca llegó a ser feliz del todo.

«Me encanta pasarlo bien. Ese estilo de vida me ha dado placer, pero no fue para toda la vida. Me compré tres o cuatro autos en un año porque estaba aburrido y siempre quería más. Nunca fue suficiente. Pensé que ese estilo de vida me iba a hacer feliz», compartió el ahora sacerdote.

 

Lee también   Arquero del Salford inglés fue expulsado por orinar en pleno partido