Simon Hart es un hincha acérrimo del Manchester City de 31 años y, al igual que muchos fanáticos del club, se ilusionó con los rumores de incorporar a la estrella de su archirrival Manchester United, Wayne Rooney.

A tanto llegó su entusiasmo que gastó nada menos que 500 libras en tatuarse en su espalda la imagen del artillero inglés con la camiseta de los “ciudadanos”.

El problema estuvo en que la semana pasada todo ese dinero se fue literalmente a la basura porque Rooney renovó su vínculo con el Manchester United, por lo que Hart se quedará con las ganas de ver al delantero con la camiseta de sus amores.

No obstante, aseguró a un diario británico que tiene un “plan B”, ya que pretende cambiar la cara del inglés por la de Emmanuel Adebayor, jugador que sí milita en el conjunto de Roberto Mancini.

“El problema es que no se parecen en nada”, señaló con mucha razón Hart que intentará borrar de su humanidad el traspaso frustrado.

Lee también   Tele Guía