"¡Híjole, me va a salir bien cara!"
"¡Híjole, me va a salir bien cara!"

Apenas unas horas después de anunciar por Twitter su llegada al Chelsea, Eden Hazard perdió el autobús que lo llevaría junto con sus compañeros al entrenamiento de la selección belga, por lo que Marc Wilmots, su director técnico, decidió castigarlo de una singular forma.

El entrenador determinó que, por las circunstancias, la llegada a destiempo se justificaba, sin embargo como «castigo» lo hizo invitar la champaña que beberían para festejar su traspaso al club londinense.

Al parecer Marc Wilmots tiene su lado original, puesto que se sacó un castigo nada «pasado de belga» y sí bastante peculiar.

Lee también   Hazard prometió volver al Chelsea