Todos quisiéramos una novia así, o al menos que tenga detalles fuera de lo normal. El video es del año pasado, sin embargo se mantiene vigente. En plena boda, el novio y los invitados se llevaron la sorpresa al escuchar el himno de la Champions League, con coro y toda la cosa. Fue un regalo de la recién casada a su marido, quien es futbolero de hueso colorado.

A raíz de ese gesto, matrimonios europeos han querido incluir himnos de sus clubes en las ceremonias religiosas. No obstante los únicos sorprendidos son los invitados, pues novia y novio se ponen de acuerdo para concederse el gusto.

Atrás quedaron La marcha nupcial o Las cuatro estaciones. A manera simbólica de la aceptación de la pareja, las damas no solamente se complacen en unirse al hombre de su vida sino también en aceptar una pasión que los acompañará por el resto de sus días.

Así sí dan ganas de casarse, ¿o no?

Lee también   BAY 3-0 BAS | Plenitud muniquesa en Europa