A veces el futbol puede ser una enfermedad, sobretodo cuando no se sabe dejar a tiempo. Un jugador que no ha sabido retirarse a tiempo es Kazuyoshi Miura, quien a sus 47 años sigue como profesional en activo. Y no, no se trata de una broma ni de un «profesional» de la liga de su colonia.

Tan es profesional, que está registrado en el Yokohama de la Segunda División y aunque en la pasada temporada disputó un partido, continúa formando parte del club.

Desde 1986 forma parte de equipos de paga y su debut lo hizo con el Santos de Brasil, país a donde se fue cuando tenía 15 años para jugar futbol y donde cosechó los primeros elogios de la afición, que desconocía el futbol japonés.

En 1992 se convirtió en uno de los jugadores fundadores de la Liga de Japón, después de dos años siendo semiprofesional con el Yomiuri S.C., que se convirtió en el Verdi Kawasaki.

En 1994 fue el primer nipón en jugar en la Serie A de Italia, al quedar registrado con el Genoa, pero su debut no fue nada bueno, toda vez que en un choque Franco Baresi se rompió la nariz y sufrió una conmoción.

Los registros históricos siguieron llegando y en 1998 escribió su nombre con letras de oro en la historia del futbol japonés, al firmar con el Zagreb jugar la Champions League, cosa que ningún paisano suyo había conseguido.

Además, en 2005 jugó el Mundial de Clubes con el Sydney FC y posteriormente se marchó al Yokohama de la Segunda División, ayudándolo a ascender a Primera División, aunque no pudo evitar que tiempo después bajara.

Lee también   El equipo de todos los tiempos Serie A

Lamentablemente para él, nunca ha jugado un Mundial, ya que en 1998, cuando estaba en gran momento y podía hacerlo, el entrenador de Japón no lo convocó, pese a ser pieza clave para que el equipo lograra su pase a la justa.