En mundo del deporte logra cosas impensadas para gran parte de la sociedad, la relación atleta-deportista y la idolatría que algunos fanes pueden llegar a tener con los jugadores llegan a niveles increíbles, como ocurrió con un fanático de los Chicago Bulls, que no dudo en tatuarse en toda la espalda el famoso número 23 de Michael Jordan.

El tatuaje, que abarca toda la espalda del fanático, tiene la casaca 23 de Jordan, conocida mundialmente por su etapa de gloria con los Bulls. Además del número, tiene la firma del jugador y, como detalle extra, los respiraderos que forman parte de la camisa, como para darle mayor realismo a la obra de arte que fue tomó bastante relevancia en las redes sociales.

Lee también   Botafogo estrena refuerzo...tecnológico