Mientras algunos sapientes aún le lloran al pulpo Paul, Maradona está feliz de que el animal haya dejado este mundo. Dolido por la muerte de Kirchner, el Diego no tuvo reparos en ofender el luto de amigos, familiares, compañeros y seguidores del cefalópodo, alegrándose de su fallecimiento.

A unas horas de cumplir 50 años, mismos que serán festejados en todo el orbe, Maradona (así ha de pensarlo) recibió un regalo por adelantado. Además, con la muerte de Paul ha salido a la luz el verdadero motivo que llevó a Argentina a ser eliminado por Alemania en Sudáfrica.

No fue la dirección técnica ni el apagamiento de Messi. Tampoco fueron la superioridad de los alemanes ni los yerros en la defensa. No, fue culpa de Paul. Sí, el pulpo fue el autor material e intelectual del 4-0 que rompió las esperanzas de la albiceleste en el Mundial pasado.

Y fue el propio Diego quien hace lo revela en su Twitter: «estoy feliz por la partida del pulpo psíquico, fue su culpa que hayamos perdido el Mundial».

Hace 50 años nació el D10S que hoy condena al purgatorio a un pulpo, que curiosamente no fue obra de su creación.

Lee también   La cereza maradoniana del pastel 05/01/2014