Todo comenzó con mensajes. Lionel Messi y Andrea Rincón, vedette, intercambiaron halagos escritos previo al partido Argentina-España al grado de que la dama en cuestión se atribuye el rol de amuleto: ” lo vi, nos mensajeamos y le dije que yo traía suerte”.

Los mensajes continuaron después del partido, pero para la mala fortuna de Rincón su novio se dio cuenta. Tanta fue la sorpresa de que lo “engañaba” con Messi que no aguantó la furia y agredió físicamente a su pareja. “nos peleamos muy fuerte y me terminó quebrando un dedo por los golpes que me dio”, señaló la vedette.

Una vez que estos incidentes marcaron el fin de la relación entre Rincón y Messi, la chica reveló el inexplicable noviazgo con su pareja. ¿Por qué inexplicable? Pues porque el susodicho ya la había golpeado con anterioridad e incluso fue denunciado por violencia en contra de Rincón, sin embargo ella siguió con él.

Lee también   Mario Carrillo