No lo quieren por culpa de su papá
No lo quieren por culpa de su papá

Su fichaje era casi un hecho. Eñaut Zubikarai, portero de la Real Sociedad, estaba a nada de firmar con Hércules, pero el cuadro alicantino se echó para atrás en las negociaciones. Su versión para romper el acuerdo es que ambas partes tuvieron diferencias en lo económico. Sin embargo, el verdadero motivo es otro.

Resulta que Hércules comprobó lo que le decían sus aficionados: el portero es hijo de Cándido Zubikarai Badiola, integrante del grupo terrorista ETA, quien actualmente cumple sentencia en prisión por haber asesinado a dos guardias civiles en 1987. Debido al antecedente delictivo de su padre, Eñaut quedó descartado como refuerzo.

«Cuando interesa un jugador nos fijamos en sus cualidades, no en si es de derechas o de izquierdas o si le gustan los hombres o las mujeres. Pero esto es un tema que puede herir la sensibilidad de mucha gente», informó el club Hércules en un comunicado. Reiteran que alegarán «falta de acuerdo económico» para no afectar las relaciones con Real Sociedad, así como para no ensuciar la imagen del portero.

¿Qué opinan del caso?

Lee también   Sufre David Villa fractura de tibia