"Venga muchachos, estamos con ustedes"
"Venga muchachos, estamos con ustedes"

Seguramente muchos de ustedes en algún momento de sus festivas vidas se han hecho acompañar de Lupe, Javier, Ramiro y Choche. A través de las rolas de Bronco, ahora conocidos como El Gigante de América, nos hemos divertido ya sea cantándolas o bailándolas. Pero no somos los únicos. En Paraguay han causado tanta euforia que hasta jugadores de Olimpia fueron al complejo Chenchos para verlos en concierto. El problema es que aparentemente se escaparon de la concentración y eso ha derivado en castigos.

Los uruguayos Sergio Orteman y Adrián Romero, así como el colombiano Vladimir Marín, fueron separados del plantel por haber incurrido en «actos de indisciplina», pues hasta el momento se investiga si se fugaron de la concentración o no. Lo cierto es que los futbolistas fueron delatados por tuiteros aficionados a Olimpia, quienes los captaron en el concierto y de inmediato los fotografiaron, posteriormente subieron las imágenes a la red social.

El enojo de los aficionados delatores se dio porque al día siguiente del concierto Olimpia perdió 3-0 ante Independiente. Como quien dice de haber ganado no los habrían acusado. Apenado por la conducta de sus muchachos, quienes prefirieron ir a cantar y bailar con el recital de Bronco, Gerardo Pelusso, técnico del equipo presentó su renuncia, misma que le fue rechazada por el presidente del club.

Tras enterarse del escándalo y de la sanción impuesta a los jugadores, Bronco reaccionó y manifestó su solidaridad con los futbolistas separados. Mediante su cuenta oficial de Twitter, el grupo mexicano expresó su molestia en torno a que los tres elementos hayan sido castigados por su culpa. De igual forma, y como muestra de cariño, dedicaron la canción de Los Castigados a Orteman, Romero y Marín. En el mismo tono consideraron de «muy feo» que castiguen a futbolistas por querer divertirse con Bronco.

Lee también   La FIFA señala en su evaluación que "United 2026" supera a Marruecos