El presidente del Consejo de Vigilancia del Schalke 04, Clemens Tonnies, renunció este martes a todos sus cargos en el club en medio de la presión de grupos de seguidores surgido tras un brote de coronavirus en un matadero de su propiedad.

Foto: G. Kirchner

Tonnies era considerado por muchos como el ‘hombre fuerte’ del Schalke y en varias ocasiones ayudó al club con créditos en situaciones económicas difíciles.

El descontento de grupos de aficionados ultras con Tonnies se inició antes de la pandemia, cuando el funcionario pronunció en una reunión de empresarios un discurso que fue interpretado como racista.

En esa ocasión que en lugar de presionar a la industria con impuestos a la energía había que instalar centrales eléctricas en África para que los africanos dejaran de tumbar árboles y de «hacer niños» por la noche por falta de luz.

Posteriormente, Tönnies se disculpó y el asunto pareció archivado, pero se le recordó otra vez después de que salieran a la luz las condiciones deplorables en las que viven los trabajadores de una empresa de procesamiento de carne de su propiedad, considerada la más grande de Alemania.

Lee también   Futbolista de Cuba se escapa y deja la concentración tras la derrota contra México