foto tomada de cancha.com
foto tomada de cancha.com

Más que irrelevante, esta nota es digna de la temporada navideña y de reconocer el esfuerzo de una familia en estas fechas.

Resulta que la contención de la selección femenil que obtuvo el bronce en los Juegos Panamericanos, Marilyn Díaz, en conjunto con su familia, se dedica a la elaboración de piñatas para las posadas decembrinas y, para la noche de hoy, ya habrán producido alrededor de 30 mil piñatas.

«Es muchísimo trabajo. Desveladas, estar trabajando casi todo el día (de las 6:00 a las 20:00 horas), estar atendiendo, es complicado, pero la verdad es que vale la pena», expresó ayer por la tarde la jugadora, quien apenas unas horas antes culminó su concentración con el Tricolor.

Marilyn cuenta que su abuelo Lorenzo fue el que empezó con la labor de fabricación de piñatas cuando decidió que no gastaría más en comprar una de estas artesanías para las posadas. Para ahorrarse ese gasto, prefirió fabricar sus propias piñatas y a partir de allí, creció el negocio. «Así empezó mi abuelito y ahorita pregúntanos si tenemos posadas, ninguna posada por lo mismo del trabajo», dijo la jugadora que también disputó el Mundial Sub 20 de Alemania, en 2010.

Alrededor de 40 personas participan en esta actividad. Desde enero a septiembre, don Lorenzo elabora cerca de 6 mil de las 25 mil piñatas de cartón, en forma de estrella, antes de que el resto de la familia se le una para cumplir con la demanda, que en su mayoría va a la Central de Abastos, aunque también tiene como destino lugares de Cuautla y Puebla.

Lee también   UEFA | Entrarían al negocio de apuestas

La joven jugadora dice que algunas de sus compañeras, como Mónica Vergara y Nayeli Rangel, han acudido a su casa y hasta le han entrado a la producción de las piñatas, sabedoras de que todo aporte es bueno y que para ellas, que no cuentan con las mismas facilidades económicas que sus colegas masculinos, conseguir algo con su propio esfuerzo vale mucho más.

Así que hoy por la noche, cuando estén rompiendo una de éstas manualidades, cenando o brindando por lo mejor para sus familias, recuerden que no todo en el futbol es glamour o fama, sino que también hay esfuerzo, lucha y ganas de salir adelante.