La selección nacional rusa dio un golpe a la mesa en la inauguración del Mundial con una goleada 5-0 sobre Arabia Saudita. El ánimo de los anfitriones se subió a las nubes y la fe en trascender de fase de grupos se hace cada vez más fuerte, así como la alegría en la plantilla roja.

Para graficar el nivel de felicidad que tienen los rusos, los jugadores y el cuerpo técnico se permitieron celebrar su debut comiendo un poco de dulce al término del duelo. Un pastel con una inscripción de “5:0” fue el premio de los futbolistas.

La propia federación rusa permitió que la imagen fuese publicada en las redes sociales oficiales, aunque muchos la tomaron como una burla a los saudíes.

El siguiente partido de los locales será el próximo 19 de junio ante Egipto, en un duelo que podría enviarlos a octavos de final en caso de obtener el triunfo y se de una combinación de resultados por el Grupo A.

Lee también   A cuatro años del piscinazo de Robben para dejar fuera del Mundial a Mexico