Maradona compró el auto en 1987 y fue el segundo en color negro que hizo la escudería, cuando los autos de la marca eran sólo rojos. Su segundo dueño lo mantuvo intacto, con los interiores en cuero blanco y apenas 20,200 kilómetros, y ahora la subasta.

Ferrari siempre fue la marca predilecta de Maradona, tanto que en 1987, en pleno apogeo por el título de campeón del mundo, compró un Ferrari Testarossa negro, que ahora es vendido por su segundo dueño, un coleccionista español apodado M.M., en una suma de 250 mil euros.

El Ferrari negro de Maradona fue el segundo que la escudería hizo en el mundo. El primero había sido para el actor Sylvester Stallone. Después de Diego siguió sus pasos Michael Jackson, quien para diferenciarse lo hizo descapotable.

Cuando lo tuvo en su poder, según reveló hace unos años su ex representante Guillermo Coppola, «Diego empezó a mirar para todos lados buscando el estéreo». Cuando Cóppola le explico que era un auto de carrera y por eso no tenía «estéreo, aire acondicionado, nada», Maradona -fiel a su estilo- le respondió «entonces que se lo metan en el culo».

Lee también   Mercedes domina en Mónaco y "Checo" Pérez tiene una pole para el olvido