El uruguayo Sebastián Abreu le hizo honor a su apodo de «loco» y desde el césped les lanzó una mesa a los fanáticos de su propio equipo (Audax Italiano) que lo insultaban desde las tribunas. Tras acabar el partido que se saldó con empate sin goles frente al Antofagasta en la jornada once de la liga chilena.

Un compañero de Abreu intento justificar sus acciones al declarar: «El árbitro esperó el córner de Antofagasta y dijo que era la última jugada. Pero después permite un segundo córner. Y cuando sacamos la pelota y me voy mano a mano, termina el partido. No todo es culpa de élReaccionamos así porque estamos últimos y no podemos ganar en nuestro estadio».

Criticado por su muy bajo rendimiento y con el Audax que lucha por no descender en Chile, un grupo de fanáticos se metió con el exdelantero de Cruz Azul, América, Tecos y Dorados, a lo que el futbolista respondió de manera reprobable.

Abreu, llegó al cuadro audino como su gran incorporación en el mes de diciembre, convirtiéndose así en el combinado número 25 del oriental a sus 41 años de edad.

 

Lee también   Recopilado de pantallas rotas por fanáticos decepcionados