Imagínense que son reporteros de la fuente deportiva y su encomienda es ir a cubrir la conferencia de prensa de un entrenador. Ahora, piensen bien las preguntas que le harán. Piénsenlo 10 segundos. ¿Ya? Bueno, pues todo lo que pensaron mándenlo muy lejos, a la fregada por ejemplo.

Resulta que en España el técnico del Recreativo de Huelva, Carlos Ríos, atendió a los reporteros que cubren la fuente. Pero antes de escuchar preguntas, optó por dar una cátedra de Los Beatles para referirse a su equipo. Para ello puso como música de fondo la canción “Let it be”.

He aquí su discurso:

“¿Alguien sabe que canción es? Fantástica, es fantástica. Mira, os voy a explicar una cosa.. Esta canción se hizo en los años sesenta y el día que la hicieron Paul McCartney y John Lennon, jamás pensaban que esa canción con el tiempo, iba a ser una obra maestra dentro de la música y de hecho, en el año 2011, yo la estoy utilizando para una rueda de prensa de fútbol.

En ese momento no pensaron jamás en hacer algo que iba a ser una obra maestra, sino expresar sus sentimientos en una casa, en una esquina de Liverpool y en un día nublado como el de hoy. Si alguien pudiera conseguir una canción, que fuera una obra maestra, seguramente no lo hubiera conseguido. Porque hubiera tirado muchos papeles a la papelera, pensando que eso no iba a ser una obra maestra y al final se hubiera quedado con algo, que a lo mejor no iba a ser como esta canción.

Por lo tanto, nosotros no vamos a conseguir llegar a donde todo el mundo dice, porque lo pensemos; sino que con el paso de los partidos, expresándonos como venimos haciendo en cada partido, los jugadores salen tranquilos y con mucha confianza. Salen a intentar ganar el partido siempre, a intentar buscar la portería y si eso con el paso de las semanas, te lleva por un camino que algún día te pueda dar, esa fase que yo ni siquiera voy a decir.. Pues bienvenido sea. ¿Qué jugador de la plantilla del Recreativo no va a querer eso? Todos, yo el primero.

Lee también   Los pecados capitales de Jorgito

Pero no lo vamos a conseguir porque lo digamos y además, creo que cuando más se dice en la calle, te lo metes en el cerebro y esa información, al final lo que haces es convertirla en presión, en ansiedad y el salir al campo con esa ansiedad, que creo que no es bueno para hacer nada y mucho menos para jugar al fútbol. Entonces, lo que nosotros tenemos que hacer como hicieron los Beatles, es que los jugadores se diviertan en la medida que puedan”.

¿Creen que al final alguien se atrevió a preguntar algo? Más claro no pudo ser.