Llegar por primera vez en su historia al Mundial es motivo de celebración total en Panamá, a tal grado que este miércoles 11 de octubre ha sido declarado como día feriado por el presidente de aquel país.

El mandatario Juan Carlos Varela emitió un decreto en el que señala que mañana no habrán actividades en el sector público y privado para continuar con los festejos tras la obtención del boleto a Rusia 2018.

En cuanto sonó el silbatazo final en el Estadio Rommel Fernández, miles de panameños se lanzaron a las calles para ondear sus banderas, sonar los cornetas de sus automóviles y brindar por el logro histórico de su representativo de fútbol.

Lee también   No Kingston No Cry