Esta noche Dani Alves dejó en claro que se siente incómodo en la selección brasileña bajo el mando de Menezes. En días anteriores ya había comentado que no estaba contento con el sistema de su entrenador, pues le molesta que le pida más atención defensiva que ofensiva. Desesperado por jugar a contener, Alves entró a la cancha del TSM para repartir leña.

Apenas iban 10 minutos de juego y le metió una patada de tarjeta roja a Guardado. Sin embargo, el árbitro sólo le mostró amarilla. Desde ese momento hasta el minuto 43 sólo se dedicó a no aportar nada en favor de su equipo. Dos minutos antes del descanso le cometió un penalti infantil al Chicharito, hecho que le representó la segunda amarilla y por ende la expulsión.

De pura casualidad, ¿ustedes saben qué le pasa a Alves?

Lee también   Un grande de la Serie A está interesado en Mason Greenwood