Ante un majestuoso estadio Wembley en 1995, René Higuita haría una jugada que quedaría marcada para siempre en la memoria de quienes estuvieron en el mítico lugar inglés.

Jamie Redknapp mandó un centro al área pero no hubo respuesta de la ofensiva inglesa ni tampoco de los defensores cafetaleros, el único fue Higuita. El portero no utilizó las manos para atajar el balón, una maniobra «circense» bastó para mandar la esférica fuera del área de una manera insólita.

Hoy se cumplen 20 años de aquél momento.

 

Lee también   Coronavirus protagonizará inédito duelo en el Derby de Italia