Ahora que Ronaldo decidió regresar al futbol con el equipo del cual es dueño, bien vale la pena recordar a tres propietarios que hicieron lo mismo y de entrada, hay que ver que dos son mexicanos, así es que lo que está haciendo el brasileño no tiene nada de nuevo, excepto que él sí sabe jugar futbol y vaya que lo demostró en sus buenos tiempos.

En la Temporada 1993-1994 el Rector de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Humberto Filizola, decidió que a sus 44 años iba a cumplir el sueño de toda su vida y aprovechando que era dueño de los Correcaminos que en ese entonces jugaban en Primera División, debutó como futbolista y lo hizo disputando 29 minutos ante el América y no sólo eso, sino que casi le mete un gol a Adrián Chávez.

Lamentablemente para Humberto y toda la afición del Corre, un año después no hubo tiempo para ese tipo de situaciones, puesto que el equipo descendió y desde la Temporada 1995-1996 juega en el Ascenso MX (antes Primera ‘A’ y Liga de Ascenso), siendo el equipo que más tiempo lleva en dicho circuito.

Hablando de universidades, un caso para muchos inolvidable es el de José Antonio Cheto Leaño. Debutó con los Tecolotes de la UAG en Primera División en 1998 ante Cruz Azul y su carrera duró 14 años, pero además ha sido directivo y CEO de la Universidad Autónoma de Guadalajara y supo combinar esa labor con la de futbolista.

 

cheto

Y aunque no fue dueño del equipo como tal, sí era el hijo del propietario y mucho se habló de que cuando un entrenador no lo podía jugar era despedido, cosa que nunca se comprobó a ciencia cierta.

Lee también   Santos registró a ocho jugadores positivos por Coronavirus

Pero no todo es México, en la NHL (National Hockey League) también sucedió que un dueño jugó en su equipo, pero a diferencia de lo sucedido en nuestro país, allá la calidad no fue un problema.

Por ello, el caso de Mario Lemieux es uno de los más peculiares en la historia del deporte, toda vez que está considerado uno de los mejores jugadores en la historia de la competencia, siendo dueño desde 1999 de los Pingüinos de Pittsburgh y retirándose entre 1997 y el 2000, para volver en la Temporada 2000-2001 para jugar hasta la 2005-2006.

Tan bueno fue Mario, que llegó a ser seleccionado nacional de Canadá en cinco torneos, ganando tres. Además, participó en el Juego de Estrellas de la Liga diez veces y metió 13 goles.