Una fractura abierta de fémur es el diagnóstico más grave de la avalancha que se produjo en el partido disputado entre Osasuna y el Betis en el estadio El Sadar, cuya valla de graderío sur se derrumbó después de la celebración del primer gol del equipo navarro.

Un total de 68 personas resultaron heridas en este incidente, 10 de ellos trasladados a centros hospitalarios, según ha comunicado Osasuna tras la información facilitada por Cruz Roja Navarra.

Además, 58 personas más han sido atendidas con heridas de carácter leve.

El presidente de Osasuna, Miguel Archanco, ha negado que fallara la seguridad, aunque ha admitido que probablemente había más gente de la permitida en la zona de graderío sur, ya que antes del partido varios aficionados saltaron a esa ubicación procedentes de otras localidades al ser la zona de mayor animación y permanecer en pie durante los encuentros.

Archanco añadió: “He visto que había mucha gente, pero si vas con los guardas se organiza el triple de bronca. La responsabilidad es de cada uno, el riesgo existe. Hoy no ha ocurrido más que una fractura de fémur, pero podía haber ocurrido algo más grave”.

Fuente: Marca

Lee también   Valedores vs Atlacomulco