Hayatou será el nuevo presidente de la FIFA
Se cumple un año del FIFAgate

El 27 de mayo del 2015, el mundo del futbol se despertaba con una insólita noticia: la policía suiza, en colaboración con la justicia estadounidense, había solicitado el arresto de seis altos funcionarios de la FIFA, acusados de diversos delitos que incluían, corrupción, lavado de dinero y tráfico de influencias.

Si bien desde hace tiempo se venía manejando el hecho de que la FIFA tenía negocios sucios, por primera vez en la historia del organismo, funcionarios de alto nivel habían sido arrestados por dichos delitos; por primera vez había pruebas y datos concluyentes que demostraban los malos manejos del organismo y no simples rumores y especulaciones.

Este día fue el inicio de una serie de eventos, que con el pasar de los meses, arruinaban aún más la credibilidad del organismo; y aunque todo apuntaba a que Joseph Blatter estaba directamente involucrado, el entonces presidente aseguraba que tanto él como sus más cercanos colaboradores estaban limpios. Sin embargo, no tardo en salir a la luz sus tratos y se vio obligado a dejar su cargo.

Con toda la plana mayor de la FIFA fuera, el camerúnes Issa Hayatou se hizo cargo temporalmente de la presidencia, en espera de unas nuevas elecciones; y al mismo tiempo, el organismo anunciaba una serie de reformas para poder volver a tener la credibilidad del mundo.

Gianni Infantino fue elegido nuevo mandamás del organismo, y al momento de tomar posesión de su cargo anunció una nueva era del organismo; mayor transparencia en el manejo de recursos, mejor elección de las personas que tomen cargos en el organismo, y sobre todo, abrir la posibilidad de que la tecnología entre de lleno al mundo del futbol.

Lee también   Que nos lleve la tristeza con el ¡futbol en bicicleta!

Sin embargo, el camino no ha sido sencillo para el nuevo presidente; las presiones en torno a la designación de los Mundiales de 2018 y 2022 continúan, y sobre todo, nuevos casos como los Papeles de Panamá y la renuncia del nuevo secretario general han hecho que el panorama para el organismo rector del balompié mundial aun no tenga un futuro definido.