Mientras que en México andamos sudando la gota gorda, prendiendo veladoras, rezándole a lo que caiga y derramando las de cocodrilo por calificar al Mundial, en Costa Rica no ha sido tan festejado el pase obtenido a la Copa del Mundo. La amargura con la que se ha valorado el boleto a Brasil 2014 ha causado indignación en la prensa tica, que de plano no concibe el menosprecio a dicho logro futbolístico.

Resulta que Laura Chinchilla, presidenta de Costa Rica, decidió rendirle un homenaje al seleccionado tico por haber clasificado al Mundial. Sin embargo, tal iniciativa solamente ha generado críticas y opiniones de reprobación por haber sido diseñada al vapor.

“Chinchilla justificó que si el acto se realizó un lunes y no un fin de semana, “fue para no afectar la agenda de entrenamientos de la Selección”. Pero, ¿y lo demás? La actividad fue corta, con pocos atractivos para el público asistente y muy desordenada. Con todo respeto, pero parecía como si todo se hubiera planeado un día antes. Así fue el homenaje de la Tricolor: bastante gris para el logro de ya estar calificados al Mundial”, señala el diario La Nación.

Mientras tanto, nosotros seguimos sufriendo.

Lee también   Montenegro amarga a Inglaterra