En el ojo del huracán
En el ojo del huracán

A los conflictos de mala organización y retraso en la infraestructura, Brasil enfrenta un lío gordo de cara al Mundial 2014. Este día José María Marín, presidente de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF) e integrante del Comité Organizador de la Copa del Mundo, ha sido acusado públicamente de haber participado en el crimen de Vladimir Herzog, ciudadano asesinado durante la dictadura.

«Este ciudadano, aunque no sé si llamarlo de esa manera, o esta persona llamada José María Marín fue cómplice del asesinato de mi padre en 1975, lo afirmo y mi familia también, y alguien así no puede ser la autoridad del Comité que organiza el Mundial de 2014 en mi país», declaró Ivo Herzog, hijo de Vladimir, a la agencia ANSA.

Detallando que Marín era un político con influencias en 1975, ligado al régimen, Ivo añade que amenazó abiertamente a su padre, lo que en ese entonces era sentencia de muerte. «En 1976, casi un año después de su muerte, Marín hizo otro discurso muy favorable al represor Sergio Fleury, un comisario que todo el mundo recuerda como uno de los mayores torturdores y asesinos de presos políticos», agregó.

Además de exigir a la FIFA que destituya a Marín del Comité Organizador, Ivo Herzog recolecta firmas para pedirle a la presidenta brasileña Dilma Rousseff que lleve a juicio al actual presidente de la CBF, quien ha sido identificado como partícipe de torturas y ejecuciones durante la dictadura. Hasta el momento Ivo ha recolectado 25 mil firmas y espera juntar todavía muchas más para que se haga justicia.

Lee también   Roberto Firmino, acusado de conducir ebrio en Navidad