Este aficionado no se pudo resistir a que España clasificara para la Eurocopa, y se metió a la cancha para abrazar a Gerard Piqué, el de las declaraciones inteligentes, quien de seguro se asustó un poco.

Lee también   Un partido de sanción y multa para Messi