La historia de Messi y el Kun Agüero comenzó en una concentración de la Selección Argentina. Se conocieron entre risas, en el comedor, hablando de botines de futbol, Agüero acababa de fichar por el Atlético de Madrid, mientras Messi jugaba para el Barcelona. Desde su primer contacto hubo empatía, que con el pasar de los años se fue consolidando hasta ser inseparables.

“Yo no sabía quién era. Estábamos comiendo en el Predio de Ezeiza. Él estaba a mi derecha y hablábamos de unas zapatillas con Ezequiel Garay y Lautaro Formica. Leo, en un momento, dijo algo de Estados Unidos. Y yo pensé: ¿quién es éste? ‘¿Vos cómo te llamas?’, le dije. Me contestó Leo: ‘Messi, me llamo Messi”, ha contado mil veces el Kun.

“¿No sabes quién es?, me preguntaron los otros. Y yo qué iba a saber, sólo sabía que había un argentino en el Barcelona”, apunta Agüero.

“Es un grandísimo jugador y, además, es mi amigo. Lo disfruto mucho en la cancha, nos entendemos. Siempre es especial encontrarme con él en un partido. Mantenemos el contacto, es una persona a la que quiero mucho”, dijo Messi.

Lee también   Platini, candidato a la silla presidencial