Después de cuatro partidos consecutivos sin victoria, Ajaccio volvió a ganar. Para ello tuvo que apostar al sufrimiento, a la figura salvadora de Guillermo Ochoa y a aceptar una ayudadita de la suerte. Lo que pintaba para un empate seguro terminó en un 2-0 que permite a la escuadra del mexicano alejarse de la zona de descenso.

Los guantes de Paco Memo fueron fundamentales para conservar intacta su portería. Tuvo por lo menos tres atajadas que impidieron a Reims acariciar cualquiera de sus tres posibilidades: abrir el marcador, empatar y acortar distancias. Mientras que su defensa se dedicó a resistir embates del rival, sobre todo en la segunda parte, el arquero se lució dándole oxígeno a su escuadra.

Por otra parte, Reims buscó hacer daño pero careció de lo que tuvo Ajaccio al frente, fortuna. Casi sin proponérselo, Ajaccio encontró sus dos goles de chiripa. Adrián Mutu al 30′ y Mickaël Tacalfred en propia meta al 77′ perforaron de manera circunstancial, accidental, las redes.

Lee también   Presidente del Steaua cancela fichaje del Tottenham desde la cárcel