Reza una conocida frase que el futbol es un deporte en el que juegan once contra once y siempre gana Alemania; aunque cuando juega contra Italia…

El Italia-Alemania es todo un clásico del futbol mundial. El choque de estilos a través de los años ha hecho de este duelo algo muy especial, y el acentuado dominio italiano ante los teutones es de llamar la atención.

Hoy, una vez más el destino los vuelve a poner frente a frente y los alemanes llegan a las semifinales de la Euro con la etiqueta de favoritos, como casi siempre, pero enfrente tendrán a su Bestia Negra, los italianos. Y es que la Mannschaft nunca ha podido vencer a la Azzurra en grandes competencias internacionales. Se ha enfrentado en siete ocasiones y los números no favorecen a los teutones, que pueden presumir hasta ahora de muchos títulos y éxitos, pero no a costa de los italianos.

La maldición de la Bestia Negra persigue a los alemanes desde 1962, cuando se enfrentaron por primera vez a los italianos en una fase final: 0-0 en el Mundial de Chile en fase de grupos.

Ocho años más tarde, en el Mundial de México 1970, la historia les hizo un apartado especial, firmando el que hasta ahora es catalogado como el partido del siglo. En aquella ocasión el estadio Azteca fue testigo de un choque colosal en las semifinales del Mundial, y los italianos vencieron por 4-3 en un juego de volteretas que se definió en vibrantes tiempos extra. Inolvidable aquella batalla, sí, pero al final, ganó Italia.

En 1978 ambas selecciones se volvieron a enfrentar en una Copa del Mundo, en Argentina. El marcador fue empate sin goles en la segunda fase de grupos de aquella justa. Nuevamente Alemania se quedó con las ganas ante Italia.

Lee también   Felicita al campeón

Después vino la final del Mundial de España en 1982. Italianos y alemanes una vez más se toparon y el desenlace no fue diferente. Italia, con goles de Paolo Rossi, Marco Tardelli y Alessandro Altobelli derrotó a los germanos y se llevó la Copa del Mundo en el estadio Santiago Bernabéu de la capital española. Inolvidable la manera en que Marco Tardelli vibró con su gol aquella noche, de hecho, ese festejo está catalogado por muchos, como el más pasional en la historia de los mundiales.

Pasarían seis años para verse las caras nuevamente. Fue en la Eurocopa de 1988, y el encuentro de la fase de grupos acabó 1-1 con un gol de Roberto Mancini para Italia, mientras que Andreas Brehme hizo el de los alemanes. Después, en la Euro de 1996 en Inglaterra, ambos firmaron un empate sin goles en la primera ronda.

La última gran derrota de los teutones ante Italia tuvo lugar en las semifinales del Mundial de Alemania 2006, cuando los azzurri eliminaron a la selección local por 2-0. Fabio Grosso y un soberbio gol de Alessandro del Piero, ambos en tiempos extras, metieron a Italia a la final que terminaría ganando a Francia en tanda de penales.

En total, alemanes e italianos se han enfrentado en 30 ocasiones a lo largo de la historia. Los germanos han ganado siete partidos por 14 de los azzurri, y han empatado en nueve ocasiones. Ningún triunfo alemán hasta ahora se ha dado en una gran competencia.

Ni hablar, al final Italia siempre le gana a Alemania…