El volante mexicano Andrés Guardado realizó una entrevista con el exjugador búlgaro Hristo Stoichkov, y tocó varios temas. Entre ellos cómo se siente de regreso al fútbol español con el Betis, y lo que significa enfrentar a grandes equipos y futbolistas.

El referente azteca, Andrés Guardado, de vacaciones tras el Mundial, concedió una entrevista al recordado exfutbolista de Bulgaria y exculé Hristo Stoichkov, para la televisión búlgara.

Acerca de su marcaje a Lionel Messi en el partido de Liga de la pasada temporada en el estadio Benito Villamarín de Sevilla. Partido en el que Messi enloqueció futbolísticamente al ex Atlas, comentó:

«A pesar de eso, decidí encontrarme con él porque mi hijo, Máximo, quería conocerle. Máximo adora el fútbol y no diferencia entre Barcelona, Madrid, Cristiano o Messi. Máximo todos los días se cambia de camiseta y un día es del Betis, otro del Madrid, otro del Barça, otro España o México. Le encanta el fútbol y todos los días habla de Cristiano Ronaldo y Messi, los dos grandes de nuestra era, verdaderos monstruos del fútbol», explicó el mexicano.

Guardado

«Máximo (su hijo) me pidió conocer a Messi y ése será un gran recuerdo para él con los años. No sé quién fue más feliz en ese momento, si Máximo o yo, porque para mí Messi es el mejor futbolista de la historia. No tuve el placer de ver a todas las figuras importantes, pero para mí el maestro argentino es insuperable«, confesó Guardado.

Consultado por su papel en el Real Betis Balompié, en donde en poco tiempo se ganó un lugar importante; Guardado dijo:

«Llevo un año en Sevilla y puedo decir que estoy satisfecho con aceptar la oferta del Betis. El público es excelente y tanto para lo bueno como para lo malo también es exigente. Nos las arreglamos para sorprender gratamente a los aficionados y tuvimos éxito para entrar en Europa».

Lee también   Guía de TV | 13-19 de Septiembre 2011

Guardado

«¿Si espero que los hinchas del Betis coreen mi nombre, como los del PSV? Claro. El apoyo del público es lo que mejor motiva al futbolista. Te hace sentir amado y te da alas para jugar incluso por encima de tu nivel habitual. No he sentido un amor como el que me daban los aficionados del PSV aún, sólo en Atlas, al comienzo de mi carrera», concluyó el nacido en Guadalajara.