El mediocampista mexicano del Real Betis, Andrés Guardado, probablemente no vuelva a jugar hasta el final del año 2017 pues sufrió una lesión en el reciente partido de liga española de su equipo contra el Atlético Madrid.

En el segundo tiempo del duelo contra los colchoneros, Guardado tuvo una caída al césped de la cual no se levantó más y se tocaba una de sus piernas. De acuerdo a lo que informó As, el mexicano habría dicho “me rompí”.

La duración de la baja de ‘El Principito’ se definirá con estudios médicos, pero ya es seguro que la próxima fecha no juega -por suspensión- y es posible que su siguiente encuentro sea hasta 2018.

Lee también   Guardado sale lesionado en empate del PSV