2w559c0.bild_

La historia de Daniel Engelbrecht ha dado la vuelta al mundo y con bastante razón, el jugador alemán del Stuttgarter Kickers, anotó el gol de la victoria de su equipo sobre el Wehen Wiesbaden. Todo esto en la tercera división de Alemania.

Pero lo importante es que Engelbrecht lo hizo tras ser operado del corazón en cuatro ocasiones por culpa de una inflamación de un músculo del corazón y un ritmo cardíaco anormal. No sólo eso, también se convirtió en el primer futbolista profesional alemán con un desfibrilador implantado dentro del pecho.

Daniel no puede jugar partidos completos, pero gracias a una placa en la zona del desfibrilador, puede jugar con seguridad algunos minutos. El sábado entró de cambio al 83 y al mintuo 90 hizo ganar a su equipo.

Celebró de una manera especial. Se levantó la camiseta y mostró la que llevaba debajo con la leyenda «Nada es imposible». Luego,  se fundió en un abrazo con sus compañeros sin poder evitar las lágrimas.

Un ejemplo de superación y alegría que da el futbol, esperamos seguir teniendo noticias positivas de este muchacho.

 

Lee también   Pumas Morelos-Leones Negros, duelo de nostalgia