2014.07.02-Argelia

Después de caer frente a Alemania en los Octavos de Final de Brasil 2014, los africanos regresaron a su país, donde fueron recibidos como verdaderos héroes.

El recibimiento no fue para menos, ya que los «Zorros del desierto» consiguieron llegar a la segunda ronda por primera vez, tras quedarse en la fase de grupos en España 1982, México 1986 y Sudáfrica 2010.

Bajo el mando del serbio Vahid Halidozic, cuyo contrato finalizó tras la participación en el Mundial, Argelia calificó como segundo del Grupo H, encima de Rusia y Corea del Sur, y en Octavos cayeron ante Alemania, en un partido donde los argelinos se plantaron frente a los teutones y obligaron a que el partido se definiera en tiempos extra.

La calles del país ubicado en el norte de África fueron tomadas por cientos de miles de aficionados que con banderas, cánticos y fuegos artificiales celebraron la llegada de los 23 jugadores y el cuerpo técnico. Los seleccionados tuvieron la oportunidad de desfilar en un autobús con el techo descubierto para que la gente los pudiera ver más de cerca, en el trayecto del aeropuerto al Ministerio de Deportes.

Además del reconocimiento que adquirieron con su calidad y entrega durante la Copa, los jugadores de Argelia también han dado de qué hablar por su altruismo.

Al llegar a Argelia, Islam Slimani, delantero de la selección, declaró al Daily Mail de Inglaterra que sus compañeros y él han decidido donar a los damnificados de la franja de Gaza, una de las zonas más pobres del mundo, la prima de 6.5 millones de euros que obtuvieron por llegar a Octavos.

Lee también   Van Gaal cuenta la verdad del caso De Gea

«Ellos lo necesitan más que nosotros», fueron las palabras de Slimani al diario británico tras dar a conocer la noticia que ha dado la vuelta al mundo.

El gesto de los argelinos se asemeja al de la selección de Grecia, que tampoco quiso aceptar las primas establecidas con el fin de que estas sean utilizadas para construir y mejorar instalaciones deportivas en el país helénico, y contrasta con el de la selección de Camerún, que días antes del Mundial protestaron ante su federación al no estar de acuerdo con las primas ofrecidas.

Con información de El País.