Con el portero Campestrini de héroe, Arsenal de Sarandí le ganó en penales la Supercopa argentina a Boca Juniors tras un empate 0-0

Mucha pierna y poca magia en Catamarca en un partido que generó bastantes bostezos a pesar de ser el cotejo definitivo para llevarse la Supercopa argentina. Si bien Boca demostró una faceta muy atrevida el fin de semana pasado contra San Lorenzo en la Bombonera, hoy no estuvo ni cerca de emular una parte de aquel juego. Las críticas al equipo de Falcioni han ido en aumento a lo largo de la temporada y esta era la oportunidad perfecta para calmar un poco las bocas con un título más a la vitrina del xeneize, sin embargo no se pudo.

Arsenal fue mejor en el resumen del partido. No hizo méritos para llevarse el encuentro pero el accionar de Boca fue todavía peor. Tras un insípido 0-0 donde las patadas abundaron, el título se definiría en penales.

Y en esta instancia aparecería el meta Cristian Campestrini para vestirse de héroe y tapar tres penales. De esta manera Arsenal ganaría en la tanda decisiva por 4-3 y le daría un cuarto título al equipo de Gustavo Alfaro sumado al Clausura 2012, la Suruga Bank 2012 y la Copa Sudamericana 2007.

Tras el encuentro, un emocionado Alfaro declaró lo siguiente: «La verdad que los muchachos han hecho entrar otra vez a Arsenal en la historia. Creo que en los 90 minutos fuimos superiores y recién en los penales llegó la justicia. Jugar una final la juegan los que han ganado cosas importantes, más allá de que en la actualidad no estamos haciendo un buen torneo».

Lee también   Wenger concede que Bayern es el mejor equipo del mundo