Los Gunners viven actualmente el peor inicio en la Premier League en los 16 años que lleva al mando Arsene Wenger. Con 15 puntos de distancia entre el líder (Manchester United) y ellos, además de estarse codeando en la media tabla con equipos como el Norwich City, Stoke City y West Ham, la tensión de los aficionados está como cuerda de violín cono el técnico francés.

Tras la derrota contra el Swansea el sábado por 2 a 0, los ánimos explotaron donde lo único que mantiene a los seguidores en sus casillas por el momento es el boleto ya amarrado a la siguiente ronda de la Champions League. Aun así, Wenger considera que el comportamiento de la afición es inadecuado y que muchos viven en un mundo «irreal» por el momento.

«Es increíble. Actualmente parece que está de moda estar en contra del Arsenal y cada palabra que uses, la gente la usa en tu contra. De todas formas eso no me impide de decir lo que pienso», afirmó el francés.

«Hemos perdido el sábado y sin importar que suceda, volveremos a perder y a ganar en el futuro», continuó Wenger.

«Lo que ha cambiado es que el mundo se ha vuelto más emocional en todo aspecto, pero ese no es el mundo real. El mundo real es hacer las cosas de la manera correcta y preocuparte de aquello que haces -lo cual realmente hago- pero no sobrepasarte. No creo ser el rey del mundo cuando gano ni tampoco lo peor cuando pierdo».

Arsenal, que no ha ganado un sólo trofeo desde hace 7 años, se enfrentará a mitad de semana contra el Olympiakos en un partido de trámite donde se le dará descanso a las figuras del equipo como Santiago Cazorla, Theo Walcott, Mikel Arteta, Lukas Podolski y Jack Wilshere para el partido del fin de semana por la Premier League ante el sorpresivo West Bromwich Albion.

Lee también   Las irregulares canchas de Tailandia