La gráfica paciencia-enojo en el seno gunner presenta una curva de proporcionalidad inversa con aumento en el eje vertical. Después de que Arsene Wenger pidiera mesura y tolerancia en las críticas que los aficionados realizaron contra el equipo tras la eliminación en la FA Cup a manos del Blackburn, el estacazo de hoy ante el Bayern München por la Champions League podría ser la gota que derramase el vaso finalmente.

La vuelta es en el Allianz Arena y la gente sabe que, viendo la temporada que ha realizado el Bayern a nivel continental y local, será una verdadera misión imposible. Con honestidad, el técnico francés cree lo mismo.

“No vamos a ocultar la verdad, va a ser muy difícil clasificarnos contra un equipo de este nivel”, declaró Wenger en conferencia de prensa tras el encuentro.

“Tenemos ejemplos de eliminatorias en las que íbamos dos goles abajo y acabamos remontando. Lo daremos todo en Múnich, daremos nuestro mejor esfuerzo”, añadió el estratega galo con un tono de esperanza que espera contagiar entre jugadores, directivos y aficionados.

Noventa minutos en Alemania separan la oportunidad de conseguir un título de la que posiblemente sea la última temporada de Wenger en el banquillo.

Lee también   Valedores vs Metepec