El periodista ghanés, Ahmed Husein, que estaba involucrado en una investigación sobre la corrupción que afectaba al fútbol de su país fue asesinado de varios disparos en las cercanías de su casa, informaron varios medios de todo el mundo.

Husein, se dirigía a su hogar para visitar a su hija cuando fue abordado por sicarios que efectuaron disparos contra el periodista causando su muerte. Con 34 años, Ahmed Husein, pertenecía al grupo Anas Aremeyaw Anas, que realizaba averiguaciones sobre los casos de corrupción en el fútbol de Ghana, destapando varios casos importantes en 2018.

La muerte del periodista fue confirmada por “Tiger Eye”, periodista del grupo Anas Aremeyaw Anas, y junto a Husein, participación en el documental “Number 12”, material audiovisual que destapó graves casos de corrupción en Ghana.

El caso más polémico de “Number 12” involucró al presidente de la Federación Ghanesa de Fútbol (GFA, por sus siglas en inglés), Kwesi Nyantakyi, aceptando sobornos para lograr “beneficiar” a “inversores” con contratos para obras del gobierno. Nyantakyi es grabado aceptando 65.000 dólares por esos “beneficios”.

El documental, del que Husein formó parte, provocó la disolución por parte ghanés de la GFA además de la destitución de Nyantaki, directivo que fue sancionado de por vida tanto en Ghana como a nivel internacional.

Lee también   FIFA pide cancelar conciertos en estadios de Brasil

Fue delatado por un político

A pesar que Husein mantenía su identidad bajo protección, tapándose la cara al momento de salir al aire, el periodista fue denunciado por un miembro del senado de ghanés, el político Kennedy Agyapong, que en televisión en vivo destapó su identidad y, además, pidió que fuera golpeado.

“Este chico se llama Ahmed. Vive en Madina. Cuando lo vean, denle una golpiza. Yo pagaré los gastos”, dijo el senador en televisión nacional. Sin embargo, tras su asesinato, Agyapong, se desmarcó de haber participado. “Este chico es irrelevante en mi vida. ¿Por qué sería tan estúpido de ordenar que lo maten? Si miro qué tan lejos Dios me ha traído. No me ofendió. Deberían buscar a quienes lo hicieron. Esto es sólo propaganda barata”, dijo tras el asesinato.