saltó a los ojos del mundo tras marcarle un doblete al Real Madrid, remontarlo y ponerle La Liga difícil al equipo. Es Carlos Bacca, jugador del Sevilla nacido en Puerto Colombia. De familia humilde y de niñez difícil, el ahora atacante del Sevilla siempre luchó por lograr el sueño de convertirse en jugador profesional, aunque hace siete años las cosas no le pintaban demasiado bien en la vida, mas nunca se dio por vencido.

Nacido en 1986, el delantero veía el Mundial de Alemania 2006 desde donde podía, pues tenía que trabajar casi todo el día para llevar el sustento a la casa. Consciente de su situación económica y con las puertas del futbol cerradas, no le quedó más que ganarse la vida como cobrador en un autobús de su pueblo natal.

“Con 20 años trabajaba de ayudante en un autobús porque vengo de una familia muy humilde y tenía que ganar dinero para ayudar a mi familia. Las puertas del futbol se me habían cerrado hace tiempo y ya, a esa edad, no contaba con poder vivir del futbol. Pero ese año me hicieron unas pruebas en el Junior de Barranquilla y gracias a Dios las pasé”, comentó a Marca.

Fichado con el Junior no sólo logró debutar en el futbol profesional, sino que se consolidó muy rápido en el futbol colombiano, jugando en diversos equipos locales. Emigró Venezuela y cruzó el charco para jugar con el Brujas, antes de aterrizar con el Sevilla en la Liga BBVA de España, donde ha tenido un buen año de debut, además de ser bien recibido por la afición.

Lee también   NEYMAR | No se disculpará con Escocia